Regla de los tercios

La Regla de los tercios  es una de las reglas básicas en la composición fotográfica y una de las más fáciles de aplicar.
Consiste en dividir el encuadre en tres tercios horizontales y tres verticales. Es muy posible que tu cámara tenga una opción que te permita ver esta «rejilla» a través de tu visor cuando encuadras. Esto resulta muy útil.
También te encontrarás con estas líneas guía en programas de edición como Photoshop o Lightroom.
Bien, pues estas líneas representan las zonas en las que deberías situar tu/s elemento/s principal/es ya que son líneas más potentes visualmente que el mismo centro de la imagen.
En la siguiente imagen verás las líneas de los tercios marcadas en amarillo y sus intersecciones con círculos blancos. Las líneas rojas únicamente marcan los centros y las verdes resaltan el triángulo creado por las cabezas de los personajes.

Todos tendemos en un principio a centrar en la imagen nuestro punto de interés principal pero esto puede ser un gran error.
A parte de las líneas de los tercios, tenemos sus intersecciones. Esos cuatro puntos que definen los cruces de estas líneas son los lugares de más fuerza en tu encuadre. Aprovéchalos.

También puedes tener en cuenta esta regla de los tercios cuando tu encuadre incluye el horizonte. Es fácil situarlo en el centro de la imagen pero no es lo más recomendable. Decide si lo más importante en tu foto es el cielo o el suelo, y dale más importancia acercando el horizonte a una de las líneas de los tercios en vez de dejarlo en el centro vertical.

Pin It on Pinterest

Abrir chat
iMagic Chat